Primeras veces, tarde en el cine

El martes fuimos por primera vez al cine con el heredero, yo llevaba días proponiéndolo y a la vez que lo proponía me daba un poco de miedo porque era la típica situación que podía salir muy bien o podía salir muy mal, al final, aunque Mr.A quería dejarlo para el fin de semana, lo convencí para ir el martes, puestos a jugárnosla (y más bien jugármela, porque si no salia bien ya sabia la frasecita de toda la familia) era mejor un día en el que los “factores externos” no lo complicasen mucho.

Así que ahí nos plantamos los tres en la taquilla, Seguir leyendo