Soy bimadre

Y para los que me seguir en redes sociales pensareis, pues vaya esta, si hace casi tres meses que lo es, pues sí, hoy hace tres meses y la verdad es que no pensé que llegase a estar tan ocupada y tuviese tan poco tiempo para mi.

La verdad es que si hubiese conseguido escribir este post hace un mes, hubiese sido mucho más pesimista en mi exposición, ya que dormía mucho menos, estaba mucho más cansada y tenía mucho más cerca la sensación de, has tenido un hijo, ya no estas embarazada, has hecho el “delivery” y ya no importas nada, apañare como puedas, que es el momento de ser super madre, recuperarte de una cesárea y de una familia, quizás no eran tan así, pero yo me sentía así.

Ahora me siento algo mejor, voy durmiendo algo más, el HerederoII ya va alargando algo más las tomas de la noche y el primero aunque sigue haciendo de las suyas, dentro de una rutina es más fácil de llevar, hemos tenido mucha suerte, quiere mucho a su hermanito y de momento no tiene celos, pero claro reclama su espacio y se hace notar (vamos que como nos descuidemos un poco la lía parda )

Los primeros meses de bimadre me han resultado bastante agotadores, pero básicamente porque los horarios de los dos no coinciden, cada uno tiene sus necesidades y si intento estar presente para los dos, es un no parar y sobre todo (y lo peor) descansar muyyyy poco, pero ya parece que vamos estabilizando la situación y todo va fluyendo mejor.

Así que bueno espero a partir de ahora ir sacando algunos ratitos y volver aquí con más frecuencia.

Saludos de una bimadre con mucho sueño.

Despidiendo 2016, soy una afortunada

Este año, ha tenido momentos difíciles pero en la vida hay que mirar todo lo bueno que tenemos y yo, ayer hablando con mi matrona, me di cuenta de que soy un afortunada, sí, cuando intentamos ser papas y no llegaba, hubo momentos en los que me sentí mal, muy mal 😦 pero una vez que nos decidimos a comenzar con el tratamiento todo fue Seguir leyendo

Yo concilio, tu concilias, él concilia, el verbo que en España no se conjuga

  

Ayer me puse a echar cuentas de las horas que paso con el heredero y me entró el bajón, la depre o como lo querais llamar. Me dí cuenta de que estoy sin verlo unas 9 horas, (las horas más divertidas) y que estoy con él despierto unas 4 horas.

Hice esta cuenta porque hasta ahora el heredero era más pequeño y yo llegaba a casa, lo paseaba, o cuando ya hacía más cosas jugaba un poco con él y listo, era la hora de la cena, baño y cama, me gustaba siempre darle el biberón con el que se dormía, para mi era nuestro momento, y me solía quedar con él dormido en mis piernas un buen rato y ¿en qué a cambiado esto?, pues en que el heredero ahora ya no es un bebe, corretea por la casa, le gusta jugar en el jardín y también con los juguetes, y yo quiero hacerlo todo con él y por supuesto no tengo tiempo, porque si vamos al parque no tenemos tiempo de hacer puzzles de madera, de aprender a encajar Legos o de hacer sus primeros garabatos. Quiero que vaya comiendo cada vez más comida sin triturar, que la come perfectamente, pero tarda cuatro veces más con el problema de que, como decimos en casa, se nos pasa de rosca, está cansado y comienza a llorar por todo así que o espabilamos y terminamos de darle la cena rápida o no va a querer comer, y va a llorar durante todo el baño y quiero hacer todo esto YO con él, no quiero que lo haga la nanny o el que sea, quiero ser YO.
Por otro lado se que no se va a acordar, porque yo no tengo recuerdos claros hasta los tres años, lo tengo muy claro, porque justo coincidió con que nos mudamos de ciudad y de la que viví los tres primeros años de mi vida no tengo recuerdos de esos años y de la segunda sí, y curioso, mi primer recuerdo es tumbada en el coche (sí yo iba tumbada en el coche y tan pancha) preguntando a mis padres cuando llegábamos.
Y entonces ayer en un momento de reflexión en el que me sentía fatal porque no conseguía hacer lo que todos los días me propongo me dí cuenta de que eran 4 horas y de que cómo me iba a dar tiempo todo en ¡¡¡Cuatro horas!!! (ahora que es verano se duerme algo más tarde y si ha dormido bien en la siesta tenemos unas cinco horas 😦 )
Y todo esto dando gracias a que tengo jornada reducida de 7 horas y se supone que salgo a las 15h, pero antes de las 16h no consigo llegar casi ningún día y cuando en invierno comience con las clases de idiomas ya ni hablamos…
Y ahora me pregunto, ¿qué puedo hacer para mejorar esto? pues a nivel personal poco, porque dejar de trabajar no me lo puedo permitir, así que veré crecer a mi hijo a veces como una espectadora con el tiempo de una sesión continua, el tiempo de dos películas aproximadamente que es el que tengo para estar con él al día, qué triste suena así 😦
¿Qué pasa en España con la conciliación? profesionalmente, si tienes una jornada reducida, y no quiero generalizar pero es lo que ocurre en la mayoría de los casos, tienes un techo de cristal que te va a impedir crecer.
No se si conoceréis vosotros a algún hombre con jornada reducida, pero yo ya os digo que no conozco a ninguno, ¿qué ocurre con el macho iberico?, ¿no es padre?, ¿las empresas no aceptan una reducción de jornada por paternidad???, ¿no se atreven a pedirla por lo que puede pasar con sus carreras?